31 oct. 2011

Un feliz acontecimiento

                            *Elene usdin


He recibido un mail de alguien que no me ha escrito nunca. Me sorprendo al recibirlo. No recordaba haber intercambiado ningún mail con ella. Pronto me doy cuenta de que se trata del típico mail genérico. La remitente no ha filtrado a la gente con la que ya no tiene ninguna relación, como yo. Por si acaso, prosigo.

"QUERIDOS AMIGOS... QUERÍA ANUNCIAROS QUE ESTAMOS ENCANTADOS CON NUESTRA NUEVA CONDICIÓN DE PADRES".  Ya estamos. Otra. En fin, era de esperar. Ahora como a principios de los 90, la crisis despierta el instinto maternal. Puedo entenderlo. Debe ser más reconfortante que un mal trabajo con un mal sueldo y un cliente peor!. 

La remitente sólo necesita dos líneas más para entrar en materia y compartir  con sus amigos y los que no son tan amigos, la intensidad y la belleza del parto. Ella muy progre, decide junto a su "compañero" tenerlo en la intimidad, muy setentas. En la intimidad... de su mailing. Y lo hacen con un matrón!. ¡Esto me ha chiflado!. ¡Es el colmo de lo "guay"!. Nótese que ella decide llamarlo matrón y no comadrón. Jo! y luego dicen que los de mi "condición" somos snob!. 

Sigo. "HABITACIÓN CON VELAS, MUSIQUITA, BAÑERA, PELOTA DE PILATES, MOVIMIENTO EXTERIOR E INTERIOR ". ¿Se supone que tengo que saber qué mierda es eso de pelota de pilates, movimiento exterior e interior"?. Ni idea. Yo cuando estoy en una bañera con musiquita y velas prefiero otro tipo de pelotas. Avanzo y lamento leer que el idealizado parto termina en cesárea, en un hospital y rodeada de tecnología. ¡ qué desilusión!. ¿O la desilusión hubiese sido no poder practicarla y que el parto terminase peor?. También adjunta fotos de la criatura.

A mi me parece fantástico que surjan este tipo de propuestas. Siempre es estupendo que la gente haga las cosas como le place hacerlas y no movidos por la normativa. Y además, soy muy partidaria de la liturgia o de la fantasía, cada uno lo que prefiera. Pero, pero, pero...postureos no. Imposturas no. Basta.

UNO. Ser madre es genial. Y no serlo, también. 
DOS.Tener un hijo es algo a celebrar. También lo es romper viejos patrones.
TRES. Tu tienes deudas con tu madre feminista. Yo con mi padre existencialista.
CUATRO. Montarte una perfomance naturalista no es lo mismo que serlo y por eso mismo, tiene el mismo valor que cualquier otro tipo de puesta en escena.   
CINCO. último e importante: ¡Comparte tu vida con aquellos cuya vida te interesa!.